!Muebles que ahorran espacio!

!Muebles que ahorran espacio!

MUEBLES QUE AHORRAN ESPACIO Y 20 IDEAS DE DECORACIÓN PARA SALAS DE ESTAR PEQUEÑAS

Acertar a la hora de decorar una sala de estar pequeña es más fácil de lo que crees. Solo tienes que aplicar estos tips que agrandarán visualmente el espacio y lo harán aún más acogedor. ¿Quieres descubrirlos?

1. CON UN SOFÁ PROPORCIONADO

En la zona de estar toda la vida gira en torno al sofá y este debe tener un tamaño proporcional al espacio que tengas. Por mucho que te guste un sofá familiar, comprueba, antes de nada, si su presencia te va a obligar a renunciar a demasiados metros. ¿Realmente, te compensa? Así que coge el metro y mide. No descartes optar por sofás modulares que puedes unir y separar, según las necesidades de cada momento o modelos sin reposabrazos. En este saloncito de la imagen cabía un sofá de dos plazas con chaiselongue sin problema. Y se puso.

2. RODÉATE DE ESPEJOS

Es uno de los trucos de decoración que mejor funcionan. Y lo sabes. Por eso si tu sala de estar es pequeña, cuelga en las paredes espejos o, mejor aún, sustituye un tabique por una pared acristalada, como la de la imagen. Lograrás prolongar el horizonte visual y tu saloncito parecerá más grande y luminoso.

3. UNA SALA DE ESTAR PEQUEÑA PARA DISTINTOS USOS

¿Qué vas a hacer en el salón? Es la pregunta del millón, porque depende de lo que contestes —ver la tele, descansar, conversar, trabajar…—, así deberás decorar una sala de estar pequeña. Si vas a devorar series, instala el televisor justo enfrente del sofá; si cuentas con una chimenea, en torno a la cual os encanta sentaros a charlar, el sofá tendrá que estar enfrentado a ella. ¿Vas a trabajar con el ordenador? Entonces, hazte con un buen surtido de cojines y un reposapiés para estar bien cómoda. Al disponer de una librería empotrada, el saloncito de la imagen pudo disponer de dos sofás en forma de media luna para prácticas distintas.

 

4. UN SOFÁ… O DOS BUTACAS

Si tu salón es tan pequeño que apenas cabe un sofá ¡no te preocupes! Un par de cómodas butacas serán más que suficiente para relajarte o mantener una amena conversación. Y si tienes chimenea, como la de la imagen, oír de fondo el crepitar del fuego mientras lees una novela o el último número de El Mueble, también tiene su encanto ¿no crees?

 

5. UN SALONCITO EN LA BUHARDILLA

¿Quién no ha estado tentada en montar un saloncito en una buhardilla? Si sus dimensiones son reducidas, toma nota de estos tips para decorarla: píntala en blanco para que parezca más grande; coloca en la parte más baja un sofá de dos plazas, sin patas, que quede a ras de suelo; utiliza un puf como mesa de centro y elige una estantería a medida, que ocupe solo los metros necesarios, ni más ni menos. ¡Verás qué magia desprende!

 

6. CON UNA MESA DE CENTRO MULTIFUNCIONAL

Y además de la elección del sofá te preguntarás ¿cómo decorar una sala pequeña y sencilla? No puede faltar una mesa de centro con capacidad para organizar. Puede ser una mesa tal cual o cualquier otro objeto que sirva de superficie de apoyo: un puf, una maleta o un baúl, como el de la imagen. Si te decides por uno de estos, podrás utilizar su interior para guardar mantas o plaids, por ejemplo.

7. ¡UTILIZA LAS PAREDES!

¿Utilizas tu pequeña sala de estar básicamente para ver series en la tele? Entonces, es mejor que instales el televisor en la pared. Casi todas las firmas ofrecen esta opción. Es una buena idea para liberar espacio, así evitarás tener que poner un mueble de apoyo de enjundia. Aquí se ha solucionado colocando bajo él un sencillo banco que puedes utilizar como asiento en las tertulias o para depositar  sobre él libros y revistas.

Sofá, tapizado con tela de Crearte. Mesa de centro, balda para la televisión, alfombra y pavimento laminado, todo en Vive Estudio. Butaca, en Cottage Little House.

8. APUESTA POR EL MINIMALISMO

Sofá+mesa de centro+butaca es la clave del éxito para decorar una sala de estar pequeña. Sus dimensiones exigen no sobrecargarla en demasía y optar por un estilo decorativo en el que impere la máxima de “menos es más” y donde la funcionalidad esté por encima de todo. Atenta al truco de esta sala de estar: su distribución similar al saloncito exterior, duplica su espacio con las puertas abiertas.

9. MEJOR EN TONOS CLAROS

Si quieres que una estancia parezca mayor de lo que es, apuesta por tonos claros. Blancos, beis, grises o azules claros van de maravilla. Son los que se emplearon en esta escueta sala de estar tanto en las paredes como en la tapicería de los asientos. En entornos pequeños, las mesas de centro redondas son más ligeras que las cuadradas o rectangulares. Si son plegables, como esta tipo árabe con bandeja y patas de tijera, mucho mejor, porque podrás hacerla aparecer y desaparecer cuando te plazca.

10. UNA SALA DE ESTAR PEQUEÑA Y SOSTENIBLE

¿Te encantaría crear en casa una atmósfera eco, afín a la naturaleza? Entonces te preguntarás cómo decorar una sala de estar pequeña con plantas. Muy sencillo. Coloca mejor una maceta grande en lugar de varias de menor tamaño. También puedes recurrir a una deco sostenible indirecta, a base de estampados vegetales en textiles o cuadros, como muestra la imagen. ¿Quieres saber cuáles son las plantas ideales para el salón?

 

11. ESTANTES FLOTANTES PARA ALMACENAR

En salas de estar pequeñas el almacenamiento puede llegar a ser todo un problema. Soluciónalo fijando en la pared estantes volados que hagan las veces de librería ya que un modelo de estantería hasta el suelo restará espacio físico y visual. En la imagen se ha optado por colocar baldas de pared a pared, superprácticas, por encima del sofá. Con una o dos en paralelo es suficiente. Recuerda que los elementos horizontales tienen el poder de alargar las estancias.

12. UN SALÓN MINI PERO CON CARÁCTER

Que tu salón sea pequeño no significa que no puedas darle tu toque personal. Sí, hemos dicho que deberás decorarlo con tonos claros para que parezca más grande lo que no quiere decir que no puedas poner una pieza más colorida. ¿Te apetece un sofá en un tono llamativo? Pues ponlo. Además, te ayudará a dinamizar el ambiente. Y si no, fíjate lo bien que queda este modelo verde de la imagen.

13. CREA ASIENTOS EXTRA

No puedes remediarlo pero ¡disfrutas tanto recibiendo amigos en casa! Si las dimensiones de tu salón no te permiten reunir a todos los que quisieras, crea lugares de asiento extra. ¿Qué tal colocar un banco de obra bajo la ventana, por ejemplo? Dispón una colchoneta y cojines para hacerlo más cómodo. Y si lo diseñas con cajones, te valdrá de almacenaje. Así, matarás dos pájaros de un tiro.

 

14. INVENTA EFECTOS ÓPTICOS

¡Hay qué ver lo que se estrujan la cabeza los interioristas para que una sala de estar pequeña gane espacio visual! En este saloncito con chimenea tan acogedor no solo han colocado un espejo sobre ella —algo muy recurrente— sino que las traseras de las estanterías van acristaladas y, para rizar el rizo, el pilar que lo separa del comedor se ha revestido de espejitos rectangulares en todas sus caras. ¡De matrícula!

15. ESTILIZA CON PATAS ALTAS

¿Sabías que los muebles con patas altas tienen sus ventajas? Hacen que circule el aire y la luz; actualizan la estancia y también se agradecen a la hora de limpiar. Podrás pasar la escoba, el robot o la fregona por debajo, sin problemas. En este salón minimalista, amueblado con un sofá, una butaca y una mesa de centro ligera, lo han llevado a rajatabla. Otra opción es poner una mesa de centro con ruedas que te permita trasladarla de un lugar a otro cómodamente.

 

16. ELIGE MUEBLES PEQUEÑOS

¡Cómo nos gusta la versatilidad de los pufs! A este salón de la imagen, aunque pequeño, no le falta de nada: sofá, mesa de centro, mesas auxiliares, butaca y pufs. Y lo mejor es que su decoración, en ningún momento, produce sensación de agobio. La clave está en elegir el tamaño y las formas adecuadas. Opta por mesas de centro ligeras, con patas de metal por ejemplo, y auxiliares y pufs redondos que le den al salón un toque liviano e informal.

17. RESPETA LAS DISTANCIAS

Estás deseando llegar a casa para tumbarte en el sofá y ver esa serie en la tele que tanto te ha enganchado este verano. Te gustaría disfrutar de ella a lo grande pero tu salón tiene las medidas que tiene, así que descarta la idea de poner en él un televisor panorámico. Debes mantener la distancia de seguridad ¡sí, aquí también! Si entre tu sofá y tu smart TV Full HD—ya sabes, mejor colgada en la pared— hay entre 1,5 y dos metros, el aparato no debe ser mayor de 50 pulgadas; si hay entre 2 y 3 metros, lo ideal es que elijas uno de 75 pulgadas, como máximo. Distancias que se reducen a la mitad, si la resolución es 4K UHD. Tenlo en cuenta. Tu vista (y tu salón pequeño) te lo agradecerán.

18. ¡ORDEN EN LA SALA!

En estancias pequeñas debemos ser mucho más cuidadosas con el orden. Cada cosa tiene que estar en su sitio y tiene que haber un sitio para cada cosa,. En este salón se ha conseguido gracias al mueble ligero de la televisión con un espacio cerrado para guardar y otro abierto para dejar los pufs, cuando no se utilizan. ¿Más soluciones de almacenaje? Una cajonera de patas altas que le da estilazo al salón.

19. CUIDA LA ILUMINACIÓN

Somos muy partidarias que en salas de estar pequeñas y sencillas, como esta de la imagen, reine el blanco en las paredes. Así, la luz natural se reflejará en ellas y la iluminará aún más por el día. Tampoco has de descuidar la iluminación artificial. Apuesta por una lámpara de pie junto al sofá y una lamparita en la mesa auxiliar. Y si no te caben, no descartes unos apliques orientables sobre el sofá para que iluminen la decoración de pared dándole protagonismo o tus momentos de lectura.

 

20. ¡QUÉ ACOGEDOR!

Si tu sala de estar es pequeña pero luminosa, ¡ya tienes mucho ganado! Y si, además, optas por una gama neutra en el mobiliario y en los textiles, como aquí, mejor que mejor. ¿Tienes pensado cambiar el suelo de madera de tu salón? Elígelo en tonos claros y verás cómo parece que ha ganado metros. elo.

Compartir esta publicacion

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


WhatsApp chat